Después de años de trabajar ayudando a mis clientes a aprobar exámenes y oposiciones he llegado a la conclusión que la inmensa mayoría de mis clientes presentan problemas en la actitud y muy pocas veces en las capacidades cognitivas.

Con casi todas las personas con las que he trabajado han desarrollado las habilidades cognitivas necesarias para aprobar: memorización, capacidad de relacionar y conceptualizar, etc.

De manera que el asunto, en la mayor parte de la veces, va por otro lado. Estudiantes que tienen miedo a quedarse en blanco en el examen, falta de motivación para estudiar o “ponerse las pilas” solamente cuando se acerca el examen son algunos ejemplos de lo que llamo actitud.

Repasando textos donde explican técnicas de estudio, con frecuencia tienen que ver con asuntos cómo memorizar o aprender a leer e incrementar la velocidad y comprensión.

Y también dan consejos que consisten en asuntos como: “Aprender a animarte”, “Eliminar distracciones” o “Planificar el temario”. Ahora bien, si alguien, mientras está estudiando le dicen “Deja de distraerte viendo la TV o yendo a la nevera”, este tipo de consejos suelen servir poco, ya que si está aburrido de estudiar o tiene dificultad de entender algo ese consejo no le servirá.

Si alguien se desmotiva y le dicen “Piensa en lo que conseguirás que será importante para ti” y no sabe cómo hacerlo o lo hace con poca intensidad entonces esa “técnica” no le funcionará. Ya que el que da el consejo supone que la persona aconsejada sabrá hacer eso pensar en lo que es importante para motivarse.

Por eso, aunque por supuesto son importantes las “técnicas” de estudio como recordar o identificar las ideas principales, en mi experiencia mis clientes suelen tener los problemas en otra área que suele ser más importante, que es el superar ciertas actitudes negativas como:

  • Miedo al examen/tribunal.
  • Imaginarse que hará el ridículo delante del examinador/es.
  • Inseguridad de no dar la talla
  • Quedarse en blanco en el examen.
  • Por mucho que estudie, nunca se está suficientemente preparado.
  • Ver que no llegará a tiempo de estudiar todo el temario.

Estos son ejemplos de que no solo son necesarias técnicas de estudio, si no más bien de cómo cambiar ciertas actitudes. Por que, incluso en el caso que se tenga que desarrollar una habilidad cognitiva, por ejemplo ejercicios de memorización visual, la motivación para mantenerse haciendo los ejercicios es muy importante, ya que requiere hacer pruebas diferentes y continuas hasta que se va desarrollando.

Si uno mira en internet cómo superar el llamado “perfeccionismo”, se encontrará con consejos de como mejorar la autoestima: aceptarse a sí mismo y respetarse o deshacerse de la rigidez para disfrutar de todas las vivencias. Ahora bien ¿cómo se hace aceptarse a si mismo y respetarse o disfrutar de las vivencias? El que no sabe hacerlo, no lo hará, le resultará un consejo hueco.

Para conseguirlo hay que entender cómo funcionan los procesos mentales, como concentrarse, ganar seguridad o motivarse largos periodos de tiempo, que esa es la aportación de la capacitación desarrollativa para que los estudiantes puedan aprobar.

Más información de nuestros servicios individuales de Preparación mental de exámenes.

¿Conoces a alguien que le pueda interesar? ¡Comparte este artículo!

Comparte esto con un amigo