DBM®

Developmental Behavioural Modelling

Modelado Conductual Desarrollativo

DBM®

Developmental Behavioural Modelling

Modelado Conductual Desarrollativo

 

El DBM®, Developmental Behavioural Modelling® o Modelado conductual desarrollativo, es un campo nuevo que ofrece un conjunto innovador de habilidades. La unicidad reside en el hecho de que DBM® opera a un nivel más profundo que la oferta usual de técnicas y soluciones preenvasadas.

El DBM® es una metodología en continua evolución, no un conjunto de técnicas, ni procedimientos. Proporciona un conjunto de habilidades de modelado conductual que pueden aplicarse en cualquier situación.

Las habilidades de modelado del DBM® se emplean para identificar las necesidades específicas de la situación y para crear respuestas que se ajusten a las circunstancias particulares en vez de aplicar una solución empaquetada. Esto hace que el DBM® sea una aproximación muy práctica.

Un propósito principal en el DBM® es modelar qué, cómo y porqué funcionan los procesos de cambio y comunicación humana. Eso permite ganar mucha precisión, efectividad y profundidad para funcionar mucho mejor en el trabajo y/o en la vida en general.

Utilidad.

El modelado conductual no trata de la “Verdad”, trata de hacer modelos mentales útiles para moverse en el mundo. Va de entender cómo funciona el mundo para hacerlo funcionar mejor.

Experiencial.

A diferencia de los enfoques teóricos, el aprendizaje del DBM® se realiza experienciando los procesos mentales conscientes/inconscientes por el propio individuo, para posteriormente comprender cómo funcionan con los modelos DBM® y poderlos aplicar a propósito.

Estructura.

A diferencia de los enfoques “intuitivos” o simples, los modelos DBM® facilitan una estructura específica para entender descriptivamente la complejidad de la conducta humana en diferentes niveles.

Modelos conectados con el Mundo.

A partir de lo que percibimos en el mundo, vamos construyendo nuestros modelos mentales qué dictan cómo nos movemos en el mundo. Para comprobar hasta qué punto son atinados/desatinados, necesitamos volver a “la realidad”.

Conducta.

Desde el punto de vista del DBM® la conducta, además de la “observable”, como caminar o hablar, hay otras no tan “perceptibles”, como hacer significados, crear sentimientos o desarrollar planificación.

Sesgos.

Gracias a los modelos DBM® podemos identificar las tendencias inconscientes de los individuos. Lo que permite enriquecer sus comportamientos y su percepción del mundo rellenando «huecos» mentales.

Constructivismo.

Siguiendo este enfoque, las ideas, los significados, las emociones, las construimos. El DBM® aporta distinciones, modelos estructurados para entender operativamente cómo las crea un individuo para poderlas recrear.

Modelo lingüístico único.

Proporciona una comprensión descriptiva, detallada y estructurada de cómo funciona el lenguaje, cómo las palabras conectan inconscientemente con significados, cómo afectan a la conducta, etc.

 

En la segunda mitad del siglo XX se dio mucha importancia al cociente intelectual configurado, entre otros factores, por la competencia lingüística, la memoria y la rapidez en el cálculo. Reconociendo la importancia de esas capacidades cognitivas, décadas más tarde se puso en valor las competencias operativas y la actitud.

En mi formación promuevo entre los participantes especialmente habilidades, como las sociales o de comunicación, y actitudes constructivas, como una forma de desarrollarse equilibradamente como seres humanos y profesionales.

l

CONOCIMIENTO

Conceptos, ideas, intelecto, juicio, comprensión, cálculo matemático, argumento, razonamiento, raciocinio, memorización, …
i

HABILIDADES

Comunicación, creatividad, mejora del desempeño, productividad, óptima organización, trabajo en equipo,…
i

ACTITUD

Tomar la iniciativa, superación personal/profesional, curiosidad, aprecio de lo conseguido, ir más allá de lo conocido,…

El creador del DBM®

John McWhirter, creador del DBM®, cuenta que en el instituto y en la universidad, cada año tuvo que aprender nuevos modelos mejorados de química y física, y en lugar de tomárselo como un inconveniente de no aprender “el modelo definitivo”, se lo tomó como una experiencia enriquecedora como constructor de modelos científicos.

Después del primer curso universitario de Química, decidió cambiar a Psicología y se encontró con una variedad de modelos psicológicos. Su interés era desarrollar modelos operativos, que a diferencia de los teóricos, sirven para ayudar a mejorar las vidas de las personas. Una vez acabada la carrera de Psicología trabajó en su Glasgow natal en los servicios sociales ayudando eficazmente a individuos y familias de barrios marginales a llevar vidas productivas y felices. Desarrolló innovadoras maneras de intervenir en bandas callejeras, familias y escuelas.

Cuando se enteró de la existencia de la PNL y se dio cuenta el interés que tenía, organizó con otros formadores el primer curso en Europa a Richard Bandler, cocreador de la PNL.

Trabajó con él desde 1989 hasta 1993. Richard le certificó como Master Trainer en PNL en 1990 (fue el segundo nombrado en Europa) en reconocimiento de sus habilidades en terapia e hipnosis y le estimuló a que desarrollara sus ideas de modelaje.

Desde 1986 ya había creado los primeros modelos e ideas para el DBM® a los aplicó para remodelar el programa de Practitioner y de Master Practitioner en PNL para que fueran más preciso y efectivo.

En el remodelado de la PNL se percató de los enfoques fructíferos y de las ideas desatinadas y afirmaciones exageradas, de manera que hizo una limpieza de “malas hierbas” en la PNL para desarrollar los aspectos útiles y hacerlos más útiles y efectivos todavía.

A través de la integración de sus progresos en el remodelado de la PNL con la Teoría de Sistemas, la Cibernética y el trabajo de Gregory Bateson, John estuvo desarrollando una metodología que explica por qué ocurre el cambio y la comunicación con un detalle y una comprensión no conocida hasta ahora.

“Aprendí más en unas horas con John McWhirter que en varios años con todos los otros en el campo de la PNL”

Steve Andreas

Desde 1993 ha extendido enormemente el DBM® convirtiéndolo en un campo completo con cerca de 1.000 modelos que abarcan un extenso campo de aplicaciones: psicoterapia, liderazgo, creatividad, modelar el modelar, modelar la ciencia, sistémica, agudeza sensorial, etc.

Puedo afirmar con toda seguridad, como licenciado en Filosofía y después de trabajar con John durante más de 20 años, que el DBM® constituye una revolución en el pensamiento científico y en la ciencia de la mente humana. No en solo en el sentido académico, que también, sino en el sentido práctico; cómo dar sentido al mundo y operar mejor en él.

El DBM® ayuda a comprender cómo funciona la realidad para hacerla funcionar mejor.

Una vez hablando con John del Modelo de Campo, un extenso modelo que trata entre otras cosas de cómo están conectadas la tecnología, la metodología, la epistemología y la ontología, le decía que cuando estudié filosofía, no encontré nada parecido a lo que él ha desarrollado y me contestó: “Yo tampoco, por eso lo he creado”

Curso Practitioner  Diciembre 2018

Rellena el formulario y te mandaré la información del curso, así como promociones y descuentos.
Si lo prefieres me puedes llamar al teléfono 963 343 190 y te informaré personalmente.

Idioma Boletín/Butlletí*

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Carles Porcel López
Finalidad: Informar regularmente de nuestras actividades.
Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario, haber rellenado un formulario en papel o por llamada telefónica. Consentimiento del interesado.
Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico carles@capacitador.es

Comparte esto con un amigo